Jochen Rindt


Karl Jochen Rindt (Mainz, Alemania, 18 de abril de 1942) es el único campeón de la Fórmula 1 a título póstumo.


Inicios.

A pesar de nacer en Alemania, la muerte de sus padres bajo las bombas aliadas le obliga a irse a Graz, donde se criaría con sus abuelos, y por ello compitió bajo bandera austriaca el resto de su vida. Su pasión por el motor comenzó muy pronto, y desde los diez años participó en diversas carreras, aunque en principio, como otros muchos grandes de la Fórmula 1 se dedicó al mundo de las dos ruedas.

Fórmulas de promoción.

En 1964 se translada a Inglaterra, donde adquiere un monoplaza Brabham de Fórmula 2. A bordo de su nuevo auto consigue impresionar a todos al conseguir dos grandes resultados en sendas carreras de Reino Unido, un segundo puesto en Mallory Park y una victoria en Londres. Rindt y Brabham mantendrían un dominio absoluto en esta categoría en 1965, ya que por aquella época, los mejores pilotos de Fórmula 1 competían en F1 y F2. Su debut en la categoría reina se produjo en el equipo Rob Walker Racing Team, con chasis Brabham y motor BRM, en el Gran Premio de Austria de 1964, siendo esa su única aparición en la temporada de ese año. En 1965 se proclamó, junto con Masten Gregory, campeón de las 24 horas de Le Mans, y participó en las 500 millas de Indianapolis, aunque en la prueba americana sufrió un accidente en el que su coche acabó envuelto en llamas.

Años difíciles.

Una de las cosas que más se achacan a Rindt es que nunca supo escoger el coche con el que correría, y bien la mala fortuna o su desatino a la hora de elegir equipo, hizo que, a pesar de demostrar que su pilotaje era ampliamente superior a las capacidades de su vehículo, los resultados tardaran en llegar. En su primera temporada con Cooper, con un coche muy inferior al resto, Rindt logró un cuarto puesto en Alemania y un sexto en EE.UU. Su relación con la escudería británica perduraría hasta 1967, cuando decidió volver a las raíces y fichó por el equipo Brabham, pero los viejos motores Repco 3.0 V8 ya no eran tan competitivos como en años atrás.

Llega a Lotus.

A finalizar la temporada, Rindt tenía la firme decisión de abandonar el equipo. Bernie Ecclestone, por aquel entonces manager de Brabham en la F2 y buen amigo suyo, le aconsejó que si quería ganar títulos fichara por Lotus, pero que si quería permanecer vivo se quedara en Brabham. El valiente austriaco eligió la gloria, claro que a buen seguro no imaginaba que las palabras de Bernie iban tan bien encaminadas. También es cierto que Jack Brabham no podía permitirse ofrecerle el mismo sueldo que había pactado con Colin Chapman, director de Lotus. Así pues, Rindt se encontraba por fin en un equipo ganador, y en su primer año llegó la tan ansiada primera victoria en un GP, el de Estados Unidos. En la misma carrera, su compañero de equipo Graham Hill sufrió un terrible accidente en el que se rompió las dos piernas. Rind pasaba a ser entonces el primer piloto del equipo.

1970 trajo las primeras disputas entre Rindt y Chapman sobre el monoplaza a utilizar. Finalmente se impuso el criterio del piloto y se mantuvo el coche del año anterior en las primeras carreras, con el que consiguió una espectacular victoria en el Gran Premio de Mónaco. Dos carreras después entraría en escena el que para muchos es el mejor coche de Fórmula 1 de la historia, el Lotus 72C. El nuevo bólido no defraudó y Rindt consiguió cuatro victorias consecutivas, en Holanda, Francia, Gran Bretaña y Alemania. Tras los malos resultados cosechados en Austria en la siguiente carrera, Rindt quería volver al Lotus 49C, pero ante el ultimátum de Chapman finalmente continuó con el 72C para el GP de Italia. En la jornada de prácticas del GP, Rindt sufrió un duro accidente cuando se acercaba a la Parabólica. El austriaco murió al instante. Era el segundo piloto que fallecía en Lotus cuando ocupaba el lugar de líder de equipo tras el fallecimiento de Jim Clark en 1968. Los resultados en Monza daban la posibilidad a seis pilotos de alzarse con la victoria final en el campeonato, pero el triunfo de Jackie Ikcx en Canadá hacía que sólo el belga pudiera quitarle el título al Rindt. Ickx tenía que ganar las dos carreras restantes, pero sólo lo consiguió en una de ellas, por lo que el título sería por primera vez para un piloto ya fallecido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s